miércoles, 28 de julio de 2010

La relación entre medio ambiente y cerebro: Las ventanas plásticas

Estimados colegas:
comparto con ustedes este material extraído de la revista Asociación Educar, N° 39-40, Noviembre-Diciembre de 2008, sobre la relación existente entre el medio ambiente en el que el ser humano se halla inserto , el cerebro y la importancia de una estimulación adecuada durante los periodos críticos de su crecimiento.

Saludos para todos!
Lic. Andrea Moreno





La unidad cuerpo cerebro mente (UCCM) , sufre cambios a lo largo de toda la vida, tanto a nivel de sus redes neurales como en su química (concentración de neurotransmisores), pues existen algo así como ventanas que se abren y se cierran en determinadas etapas y en concordancia con esto también varían sus capacidades.

Es evidente que no se aprende, olvida, memoriza, recuerda o crea de forma igualitaria a los 5, 25 y 90 años, por mucho que puedan existir algunas excepciones durante estas etapas de la vida. La razón de estas variaciones individuales, dependen de la genética, que determina la calidad, forma y velocidad de maduración de los diferentes módulos integrantes de la UCCM, y de la interacción de esta con el medio ambiente al cual podemos resumir con las siguientes palabras: calidad de información entrante.

Pero esta relación está sujeta en ciertas etapas tempranas de la vida al concepto de ventanas plásticas que son periodos críticos, en donde pasados los mismos si el cerebro no recibió ciertos estímulos específicos, perderá capacidades irremediablemente.

Entonces las ventanas plásticas se caracterizan por tener un periodo de apertura, uno de recepción informática y otro de cierre que se extienden desde el nacimiento hasta la edad adulta.

Una metáfora que sirve para explicar este concepto, es considerar la maduración de la UCCM como la construcción de un automóvil a través de una línea de montaje. Durante la misma, sobre el chasis del auto (genética) van actuando los diferentes mecánicos y especialistas (medio ambiente) y van ajustando pieza a pieza hasta que al final el auto queda terminado. Pero cada pieza necesita ser ajustada en un tiempo crítico de la cadena, caso contrario, habrá problemas con el rendimiento de misma y también podrán verse afectadas en su funcionamiento piezas que se montaran más tarde.

El poder entender que el desarrollo del cerebro humano es un continuo en su totalidad, pero discontinuo y asincrónico en sus diferentes partes constituyentes es de suma importancia en el proceso de educación de un ser humano. Si este desarrollo de ensamblado es interferido por alguna razón, el resultado final será un cerebro defectuoso de algún modo.

Hoy se conoce que estas ventanas plásticas, necesitan que el medio ambiente contribuya a su desarrollo durante un lapso predeterminado por la genética de la especie y de cada individuo en particular, para conformar las redes neurales que les son absolutamente imprescindibles para funciones tales como el habla, la audición, la visión, las habilidades musicales, las matemáticas y los procesos cognitivos.

Incluso parece que cada ventana plástica se divide a su vez en sub-ventanas que sirven de base para contribuir a la maduración y generación de algunos de los componentes de una función mayor.

Esto es lo que ocurre por ejemplo con el lenguaje, en donde la adquisición de la semántica (significado de las palabras) es diferente al proceso de adquisición de la sintaxis (construcción de las oraciones). También en la visión se ha comprobado que la adquisición de la percepción de los diferentes elementos de un objeto observado, tales como la forma, color, movimientos, etc., tienen sub-ventanas que se abren y cierran durante un periodo de meses o años.

Algunas de las ventanas plásticas son:

Visión de las cosas: Desde que el nacimiento del bebe hasta los 4 años, el niño necesita ver elementos de diferentes colores y formas, de cerca y de lejos y en movimiento. De este modo el bebe aprende a controlar los ojos.

Hablar y leer: Desde el nacimiento hasta los 10 años. Los bebés cuando nacen tienen sus cerebros preparados para aprender cualquier lenguaje. Un niño comprenderá y usará más palabras cuando más se le hable, se le cante, y se le lea. Es una etapa ideal para aprender un segundo idioma.

Las emociones y los sentimientos: La forma en que se trata a un bebé ayuda a desarrollar en el cerebro la modulación emocional, adultos con estrés contagian al pequeño.

La habilidad del movimiento: Desde el nacimiento hasta los 2 años. Durante los primeros meses, el cerebro aprende a controlar sus músculos, sostener su cabeza, voltearse, tomar los juguetes, gatear, es importante acompañar pacientemente al niño y motivarlo contribuye a que desarrolle una buena motricidad.

Los estudios de Marius von Senden, de 1932 ya mostraron que niños nacidos con cataratas congénitas y a los que se los opero entre los 12 y 14 años, pudieron volver a ver pero no fueron capaces durante mucho tiempo de reconocer ninguno de los objetos utilizando solo la visión.

Tras mucho tiempo de entrenamiento, estos niños pudieron reconocer visualmente los objetos más familiares, pero debiendo siempre utilizar a la par exploración táctil para tener éxito en el intento. Sin embargo, si un adulto por la causa que fuera bloqueara su visión por meses, no tendría ningún defecto visual cuando se recomponga de su lesión.

En los chicos es tan crítico el periodo de los primeros meses tras el nacimiento, que hasta la deprivación de la visión por solo una semana puede tener efectos marcados sobre la misma en el futuro. Y recientemente se han descripto ventanas plásticas que duran solo 24 horas, tal como ocurre en la eliminación de sinapsis en el cerebelo en desarrollo.

Como se puede deducir de estos conocimientos todos los cerebros de los niños necesitan de una estimulación adecuada durante los periodos críticos de su crecimiento, por lo que los mismos deberían ser conocidos por todos aquellos que acompañan e intervienen de algún modo en el desarrollo de su cerebro (padres, educadores, familiares). Por ello debería ser una función social, el capacitarnos a todos para que no fallemos en la trascendente tarea de contribuir a crear un cerebro sano, que pueda gozar de todas sus capacidades

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada